Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 10 de marzo de 2018

RECREOS LLUVIOSOS: PISANDO CHARCOS

Después de verlo en el blog de una amiga me animé a hacerlo, al menos en una ocasión, y en este viernes, propuse a las familias que vinieran con ropa de lluvia y botas "catiuscas" para ir a pisar los charcos por los patios del colegio.

Ha sido una experiencia fantástica, aunque... me olvidé de pedir ropa de repuesto, y aunque muchos la llevaron, no todo el mundo cayó en la cuenta de que se iban a mojar... y mucho.
Hubo que llamar a las familias para que vinieran con ropa seca.
Espero que no haya habido consecuencias en forma de resfriados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario