Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

domingo, 4 de marzo de 2018

CUENTO: HUGO Y LA RECETA MÁGICA. APRENDER A DECIR BASTA... Y DE PASO, ALGUNOS VALORES

Un cuento muy bonito nos trajo Marta, y ese cuento nos sirvió para aprender que si algo no nos gusta tenemos que saber decir que NO. El cuento se titula Hugo y la receta mágica y es de Valle Pérez Pastor, ilustrado por Mireia Barberá Aranda.
Si te interesa saber algo más del libro, pincha en la imagen
Además aprendimos que si nos llevamos bien y practicamos algunos valores, como la TOLERANCIA, el AMOR, el RESPETO, la AMISTAD... viviremos en un mundo mejor.
Como de costumbre, el cuento lo contamos en la biblioteca pero la animación la hicimos en la clase uniendo estas palabras mágicas con un hilo amarillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario