Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 13 de junio de 2017

HACIENDO POLOS DE LECHE Y MIEL

Todos los años, a final de junio, me gusta hacer polos con los niños y niñas de la clase. Era una tradición que tenía mi madre en casa y no me gustaría que se perdiera...

Aprovechando que trabajamos la receta, es un buen momento para sacar una receta de polos, aunque sea de la manga.
En este caso, con leche templada y un poquito de miel hemos hecho riquísimos polos.
Eso sí, la thermomix de Concha ha ayudado, pero se puede hacer al fuego sin problemas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario