Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

jueves, 8 de noviembre de 2018

CUMPLEAÑOS DE NICOLÁS

Un día después de su cumpleaños real, celebramos en el colegio el cumpleaños de Nicolás, al estilo Montessori.
Aprovecho para recordar a las familias, que ya que tenéis las fotos, las pongáis en un pequeño album. Es una experiencia bonita y pueden seguir mostrándoselas a sus amigos.

Tuvimos un pequeño percance, pues se nos había estropeado ya la vela de 5 años y otra que tenía Concha estaba partida. María intentó arreglarlo, pero fue imposible.
Al final, con tanto lío, tuvimos que "posar" después con la foto rota. Pero bien está lo que bien acaba y ya por fin podemos poner la entrada del cumpleaños.
¡Muchas felicidades en tu quinto cumpleaños Nicolás!

No hay comentarios:

Publicar un comentario