Etiquetas

abejas (17) ABN (23) Aborígenes (9) Actividades (200) Alumnado de Prácticas (31) ampa (3) Animación a la lectura (28) Animales (5) Arte (12) Aula (5) Biblioteca (95) Book Fair (4) Carmen Gil (5) Carnaval (33) Club del "Mellao" (12) Comenzamos (1) Consejos (2) Cuentos (25) Cuentos cumpleaños (5) cumpleaños (29) curso 19-20 (1) Derechos de la infancia (7) día de la Amistad (1) Día de la Paz (22) día de las familias (3) Dramatización (3) eclipse solar (1) educación emocional (1) educación en valores (3) Egipto (16) El espacio (4) El mago de OZ (13) el universo (19) Erasmus + (2) Experiplástica (48) Extremadura (14) Familias (81) Fin de curso (15) Geni (1) graduación (7) Gusanos de seda (7) Halloween (23) HORARIO (1) Huerto (3) Información (78) Inglés (5) Invierno (4) Joan Miró (5) Jugamos (2) La casa (4) la prehistoria (4) lectoescritura (1) leer en familia (1) libro viajero (1) Los continentes (14) Maleta (4) Mares y océanos (7) matemáticas. Erasmus+ (1) Miedo (7) Música (6) Navidad (62) Oceanía (15) Otoño (21) Período de Adaptación (3) Poesía (6) Prehistoria (14) Primavera (20) Primeros días (1) Principio de curso (3) problemas (1) Profesiones (8) Proyecto Documental Integrado (146) proyectos (82) psicomotricidad (2) Queridos Autores (14) recetas (4) reciclaje (1) Salidas (24) School Assembly (28) Semana Cultural (51) Semana del Libro (7) silver dawn fleadh (2) Solidaridad (3) subitización (1) talleres (6) textos (3) universo (19) VACACIONES DE VERANO 2017 (1) Verano (11) Verano 2014 (2) viajes (8) VILLANCICO (2)
Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

lunes, 23 de septiembre de 2019

EL SOMBRERO SELECCIONADOR

Terminando casi el periodo de adaptación, una mañana en la que vinieron ya todos los grupos... el mismo día que llegó Laura, nuestra estudiante de magisterio, nos encontramos con una sorpresa... Un sombrero mágico decidió en qué mesa deberíamos sentarnos... Así sabréis por qué unos estamos en la mesa azul, o en la verde, o en la roja o en la amarilla. ..¡Un sombrero nos eligió!
Como ya estaba Laura en la clase de 3 años B, hizo muchas fotos. Mónica no se dio cuenta y no hay testimonio gráfico, pero el proceso fue el mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario