Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

viernes, 15 de noviembre de 2013

SALIDA AL PARQUE DEL OTOÑO

Y llegó el momento de la salida… TODA LA MAÑANA ESPERÁNDOLO. Hemos trabajado mucho y muy bien y por fin estamos listos, con los abrigos puestos y el carnet identificativo…
Todas las mesas están dispuestas… Roja, verde, azul y amarilla
Hemos trabajado mucho y muy bien sobre el otoño y ahora vamos al parque para recoger hojas, seguir aprendiendo y disfrutar…
Salimos por la parte de atrás del colegio, porque por esa puerta el parque está muy muy cerca y marchamos muy ordenaditos con Ester, Eva y Concha. Los niños y niñas de la otra clase iban delante con Puri, María y José.
Y al llegar allí, el césped muy verde, casi brillante, las hojas amarillas, verdosas, marrones… nos invitaban a recogerlas.

Corrimos, nos agachamos, corrimos… Estábamos contentos.
 Y terminamos con nuestra recogida de hojas con una foto de grupo.
Pero lo más emocionante estaba por llegar… Los columpios tan estupendos de ese parque.
Tobogán con pasarela, tren mágico, columpios y balancines… TODO PARA DISFRUTAR.



Y por último, todos en filita volvemos al colegio.
 Nuestra primera salida escolar ha sido estupenda y la hemos disfrutado mucho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario