Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 2 de noviembre de 2013

HALLOWEEN

Y por fin llegó el día que tanto habían deseado los niños y las niñas del CEIP Alba Plata.
Por la mañana, en la fila de entrada al colegio parecía más bien que estábamos en el colegio Hogwarts de Magia y Hechicería… Que guapos estaban todos disfrazados.



La Asamblea este día fue un poco especial. En primer lugar Eva nos enseñó a nuestro querido Papelote disfrazado de “brujillo”.
Eva con Papelote
Luego, además de ir dándonos los buenos días, cada uno de los niños y niñas fueron diciéndonos de qué o quiénes iban disfrazados.


Trabajamos un rato sobre un cuento con rima en inglés en el que aprendíamos los colores: “Orange, White, Black and Green… These are the colours of Halloween”.

 y bailamos con Ester El Baile de los Esqueletos: "The Skeleton Dance".
Mientras oíamos mucho más movimiento del que es habitual por los pasillos del colegio. Claro, un grupo de padres y madres estaban en el patio asando castañas...

Y otros en el pasillo que está detrás del escenario y que une las dos alas del centro, preparando el “túnel del terror”. Además de las madres que se preparaban para recorrer las clases ofreciendo caramelos con la frase "Trick or Treat".


Y cuando estábamos merendando recibimos la visita de dos simpáticas brujitas que nos cantaron canciones divertidas y nos regalaron caramelos… pero… 
...es que no habíamos terminado con esta visita cuando recibimos otra… las mamás que nos traían castañas asadas.


Así las cosas, salimos al patio, pero dejando en clase, capas, gorros y demás accesorios, para que no se perdieran... Y así disfrutamos mucho más del patio.
Porque la verdadera diversión empezaba ahora… con los distintos TALLERES.


En el taller de las Cajas Sorpresa nos encontramos que había tres cajas forradas de negro y teníamos que pasar por una prueba… intentar sacar de ellas ratitas, serpientes, arañas o lagartijas.
El problema es que en una había “Pelos de Bruja”, en otra “Ojos de Sapo” y en la tercera “Mocos de Troll”, y eso, claro, daba un poquito de asco…. Los más lanzados pudieron con esta prueba, otros ya lo lograrán en próximos cursos.

En el segundo taller, Halloween Dance, nos lo pasamos realmente bien.
Al ritmo de músicas fantasmagóricas nos reímos, disfrutamos y sobre todo “bailamos” y vaya ritmo que tienen algunos.



Terminamos una mañana tan movidita con el taller de maquillaje donde María y Eva nos quedaron guapísimos.
Ved que quietitos estábamos mientras nos pintaban.


1 comentario:

  1. Que día tan divertido, Alejandra salió encantada de lo bien que se lo pasó y no quería quitarse su disfraz ni la pintura de la cara porque era Halloween

    ResponderEliminar