Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

jueves, 7 de noviembre de 2013

ESTUDIAMOS LOS FRUTOS DEL OTOÑO

Durante esta semana hemos estado estudiando los frutos del otoño gracias a la inestimable ayuda de todas las familias.
          * Hemos descubierto que las castañas y las bellotas se parecen mucho, pero unas son alargadas y                    otras redondeadas.
         *  Las castañas están dentro de una funda que se llama erizo, y las bellotas tienen un capuchón.
         *  Las nueces y las almendras también son muy parecidas.
         *  Las avellanas son redonditas y los piñones muy pequeños y salen de las piñas piñoneras.
Todos estos son frutos secos, y están duros por fuera.



Hay también frutos del otoño blanditos. Son los frutos carnosos. En clase tenemos membrillos, uvas, madroños, naranjas, mandarinas, manzanas, aceitunas, caquis y granadas. Las granadas están un poco duras por fuera.
Todos los frutos están en una exposición y los cogemos, los olemos, vemos si son duros o blandos, suaves o rugosos. Mañana probaremos algunos.


Estamos aprendiendo mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario