Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 11 de febrero de 2014

UNA DE CUADROS

Hoy al llegar a clase hemos notado un pequeño cambio en el aula.
En la pizarra había unas láminas… en la esquina de la clase un artefacto de madera… junto a la mesa del ordenador una cajita…
Hemos estado viendo las láminas, eran representaciones de cuadros famosos, como "Los Girasoles" de Van Gogh, "Las Meninas" de Velázquez, "Los peces de rojos" de Matisse, "Mujer con sombrero", de Picasso, "La montaña de Sainte Victorie" de Cézanne
 Abril y Carmen contemplan algunos cuadros.
Daniel y Jimena eligen su cuadro
Hemos preguntado a Concha por el artefacto de madera y nos ha dicho que se llama caballete, y en él había un trozo de tela blanca con madera, que se llama lienzo.
El caballete y el lienzo
La caja es de Pablo, el hijo de Concha y en ella había pinceles, pintura, una paleta de pintor… y un bote de esencia de trementina… con un olor intenso…

 Oliendo la trementina y observando la caja de pinturas
Al final cada uno ha dicho que cuadro era el que le gustaba más...
Esto ha sido un poquito de ambientación para el proyecto que ya estamos empezando… “Las mil caras del arte”... (continuará…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario