Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

miércoles, 19 de febrero de 2014

ASAMBLEA CON BELÉN

Esta semana Belén se ha estrenado en clase con nosotros.
Comenzó con la Asamblea… Fuimos pasando lista, viendo en qué día estábamos y comprobando las inclemencias del tiempo… pues este invierno está siendo frío y lluvioso.
Cantamos también nuestras canciones favoritas y contestamos a todas las preguntas que nos hacía.

Al terminar estuvimos repasando con Belén las prendas de invierno, clasificando las ropas en dos montones, verano e invierno… 
y jugamos con las partes de nuestro cuerpo, pensando cuántas orejas tenemos, cuántas manos o cuántas bocas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario