Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

lunes, 24 de febrero de 2014

SEMBRANDO PATATAS

En nuestro huerto cada año cultivamos diferentes verduras. Ahora le ha tocado el turno a las patatas.
José Manuel, el profe que organiza las siembras hizo un cuadrante con los turnos para cada grupo y hoy  a las 13:00 h. hemos ido nosotros.
Hemos ido por los grupos de nuestras mesas y Pedro, Concha y José Manuel nos han explicado que en el huerto hay surcos que es por dónde debemos pisar. El zacho sirve para hacer el agujero en la tierra y las patatas se siembran cortadas y colocándolas en la tierra boca abajo.
Así lo hemos hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario