Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

lunes, 17 de febrero de 2014

AVANCE

Esta mañana hemos tenido un pequeño cuenta cuentos, una avanzadilla de "Bailas" la obra de teatro que veremos a primeros de marzo en el Gran Teatro.
En la compañía ASACO producciones trabaja el tío de David y de Alejandro, pero hoy... a este adelanto de la obra ha venido su títa Vero.
Nos ha contado un poquito de la obra, en la que entre otros personajes hay una rana, la rana Clara, un grillo negro que canta ópera, una mariposa a la que le falta un ala... y un ciempiés llamado Andrés...

La rana Clara va en busca de agua para su charca... por un bosque encantado... si cerramos los ojos... seguro que aparece la magia.
Como estábamos tan teatreros cuando terminamos hemos hecho una pequeña dramatización de Caperucita Roja... 

¡Que divertido!

No hay comentarios:

Publicar un comentario