Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

viernes, 21 de febrero de 2014

EL PEQUEÑO CONEJO BLANCO

Seguimos trabajando los cuentos que vinieron a clase después de las vacaciones de Navidad. Estas dos semanas hemos trabajado "El pequeño conejo blanco", de Xosé Antón Ballesteros y Óscar Villán, que realizaron una adaptación de un cuento popular portugués.
El cuento lo leemos en la Biblioteca del colegio.

Como siempre, los ayudantes son los niños y niñas que tienen ese cuento.
La representación del cuento en el teatrillo que hizo Belén Crespo, la monitora de Fomento de la Lectura nos ha gustado mucho. Gracias Belén por poder aprovechar tu trabajo.
Esta representación del cuento nos gustará a todos, seguro.
Y aquí hay una mini-presentación de la Editorial Kalandraka para abrir boca.
Pincha en la imagen para verla


No hay comentarios:

Publicar un comentario