Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 17 de mayo de 2014

TEATRO. LOS MAYORES NOS REPRESENTAN UNA OBRA

El alumnado de 6º representó el pasado viernes, para los niños y niñas de tres años,
una obrita de teatro, basada en el cuento de Pep Bruno, "La noche de los cambios".
Es una divertida narración, muy a propósito para niños de infantil, que nos cuenta como el granjero Pérez se despertó en mitad de la noche y fue al establo a ordeñar a su vaca, pues quería beber un vaso de leche... 
pero allí no estaba la vaca... estaba el gallo... y a partir de ahí... vaya un galimatías que se forma en la noche de los cambios.
Macu, la tutora de 6º nos recomendó buscar el libro en la biblioteca del colegio y leerlo en compañía de nuestros papis. Seguro que lo haremos.

1 comentario:

  1. Gracias por compartirlo con todos. Me parece muy bonito lo que hacéis. Un saludo :)

    ResponderEliminar