Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 13 de mayo de 2014

TALLER DE MÚSICA


Hoy después del recreo, Ramón Palacios, el padre de nuestro compañero de cinco años, Daniel Palacios, nos ha dado un taller de música a los niños y niñas de infantil que aún no lo habíamos tenido (4 años A y B, y 3 años B).
Ha sido muy interesante. Nos ha explicado cómo podemos hacer de forma fácil y rápida, reciclando materiales que tenemos en casa, al alcance de todos, distintos instrumentos musicales como maracas, rascadores, tambores, platillos, palos de lluvia…
También nos ha enseñado instrumentos musicales muy curiosos como timbales, una flauta andina y otros muchos, muy curiosos.
Lo más divertido ha sido cuando nos ha repartido los instrumentos que él ha confeccionado y hemos cantado, acompañados por él a la guitarra, la canción de “Yo soy un artista…” que habíamos aprendido para carnavales…
y cuando decían “que toco las maracas”, sólo se oían las maracas, o el tambor, o el instrumento que quisiéramos…
Nos ha gustado mucho.


2 comentarios:

  1. Pues ayer por la tarde por casualidad fuimos a acompañar a una amiga a una tienda de música y estuvimos viendo muchos instrumentos, Alejandra quería que le comprase un violín, pero lo dije que primero tenía que aprender a tocarlo.

    ResponderEliminar
  2. rebeca margallo jaramiércoles, 14 mayo, 2014

    Guillermo vino encantado dice q lo paso espectacular!!!!

    ResponderEliminar