Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 25 de marzo de 2014

VAMOS AL PARQUE DE BOMBEROS

Completamos nuestros conocimientos sobre los bomberos yendo al parque de Cáceres, que está justo enfrente de nuestro colegio.
Aunque era una excursión corta, era una salida, a fin de cuentas… y hemos ido muy contentos con nuestras camisetas verdes.
Nos enseñaron las dependencias, las salas, los vestuarios, el gimnasio…  y vimos una película del Pato Donald bombero muy divertida.
Pero lo divertido vino luego, cuando nos enseñaron los camiones…


y nos dieron un paseíto en uno de ellos… Qué bien nos lo pasamos y cuántas cosas aprendimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario