Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

miércoles, 19 de marzo de 2014

DESPEDIDA DE ÁNGEL

Hoy ha sido el último día de Ángel en el colegio.
Su papá está trabajando en Madrid. Y él y su mamá estaban en Cáceres. Finalmente han decidido reunirse toda la familia… y mañana ya se van a Madrid. Ángel nos ha dicho que a San Sebastián de los Reyes.
Hoy en clase le hemos preparado una big-card, con un dibujo que le han hecho cada uno de sus compañeros y compañeras y la foto de todos juntos. Esperamos que le haya gustado y lo guarde mucho tiempo.
Él también nos ha traído una chuches de regalo para compartirlas y las ha repartido en clase después del recreo… pero sólo podíamos comer una. El resto para casa.



Posiblemente el lunes empiece en su nuevo colegio, con nuevos compañeros y nueva profesora. Te echaremos de menos Ángel, recuérdanos. Y esperamos que os vaya muy bien a ti y a tu familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario