Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 29 de marzo de 2014

ELMER

Hemos leído un libro precioso... el del Elefante Elmer, de David McKee... que era un elefante multicolor, para trabajar el valor de ser diferentes...
Nos ha encantado leerlo en la biblioteca y en clase. Fue el último libro que compartimos con Ángel...
... y hemos dibujado unos elefantes muy pero que muy bonitos.


2 comentarios:

  1. IVÁN, ALBERTO Y MÓNICA.domingo, 30 marzo, 2014

    HOLA CONCHA:
    ESTA SEMANA NOS HA GUSTADO MUCHO EL CUENTO DE ELMER.
    UN BESO DE IVÀN.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro. Elmer es un cuento muy bonito y con mucho mensaje.

    ResponderEliminar