Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

domingo, 30 de marzo de 2014

PINTANDO A MIRÓ

Hace ya unos días, aprovechando un par de mañanitas soleadas, hemos pintado el mural que decora la puerta de nuestra clase.
Hemos pintado el Cantante Melancólico, de nuestro artista estrella, Joan Miró.
Lo hemos hecho en un papel continuo blanco, utilizando los colores favoritos de este pintor: azul, rojo, amarillo, verde y negro. El blanco ya lo llevábamos de fondo.
Hemos pintado con las manos y con pincel… nos daba un poco de miedo mancharnos, pero Concha dijo que no pasaba nada, que para eso estábamos en la calle.
Como nos sobraba un poco de espacio hemos terminado decorando el papel con objetos que utiliza Joan Miró en sus cuadros: Espirales, estrellas, lunas, sol, ojos… todo muy colorido y bonito.

Cuando entréis en el pasillo de infantil ya veréis lo chulo que está.

No hay comentarios:

Publicar un comentario