Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

lunes, 31 de marzo de 2014

HA VENIDO ADRIÁN

El jueves ha llegado un niño nuevo a nuestra clase. Se llama Adrián y viene de Navalmoral de la Mata.
Al principio estaba un poco triste, claro, ha tenido que cambiar de cole y de amigos y tiene que adaptarse.
Pero muy pronto ha visto que aquí, además de aprender mucho, nos lo pasamos muy bien.

¡Bienvenido Adrián!

4 comentarios:

  1. MUCHAS GRACIAS POR EL RECIBIMIENTO A ADRIAN, ESMERALDA CRUZ

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido Adrián, verás cuántas cosas aprendes y lo bien que te lo pasas. Has venido a un cole estupendo con unos compañeros y una profe buenísimos. Alejandra

    ResponderEliminar
  3. MUCHAS GRACIAS A TOD@S POR LA ACOGIDA A MI PEQUEÑAJO.

    ESMERALDA CRUZ

    ResponderEliminar