Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

miércoles, 6 de abril de 2016

RECICLAMOS

Desde que estábamos en la clase de 3 años sabemos la importancia de reciclar. En nuestro aula siempre hemos separado los papeles los envases y plásticos y la basura orgánica.
Sin embargo esta separación no era efectiva pues las empleadas de la limpieza no tienen entre sus funciones la de reciclar.
Esto se ha subsanado cuando el colegio ha adquirido dos contenedores para papel y para envase. Los alumnos/as encargados del día llevan la basura de plásticos y de papel a estos contendedores los días en los que se han llenado mucho. Las señoras de la limpieza no retiran esa basura cuando hay poquita.
¡Y qué bien lo hacen nuestros chicos y chicas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario