Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 16 de abril de 2016

COMIENZAN A LLEGAR LAS PALABRAS BONITAS

Dos veces a la semana, dos niños o niñas se llevan la maleta de las palabras bonitas.
La decoran muy bien en las cartulinas que les damos y con los materiales que les ofrecemos para ello en la maleta.
Lo que os pedimos por favor, que utilicéis las cartulinas blancas que os damos. El resto de cartulinas son para decorar. Así conseguiremos tener todos el mismo tamaño para las palabras.
En clase, los niños que se llevan las maletas nos cuentan durante la Asamblea por qué han elegido esa palabra.
Así... 
Sofía eligió ARCO IRIS, Iván prefirió elegir CALMA...
La palabra de Héctor fue PAZ y la de Erik AMOR
Alicia tiene como palabra bonita ABRAZO y Ariadna FELICIDAD
¡Seguimos esperando vuestras palabras!

No hay comentarios:

Publicar un comentario