Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 30 de abril de 2016

ASAMBLEA DE 5 AÑOS

Y llegó el gran día... El viernes expondríamos a nuestros compañeros y compañeras de infantil y de 2º de primaria lo que habíamos aprendido en estos meses sobre mares y océanos, sobre peces, barcos, tipos de pesca...
Y allí estábamos todos, felices de explicarlo a nuestros amigos.
Incluso los que habíamos estado enfermos durante la semana... que vaya por Dios... todo el año buenos, y ponerse malitos justo en estos días...
Pero bueno... aquí tenéis una muestra de lo que han hecho estos niños y niñas tan estupendos a los que tengo la gran suerte de dar clases.
Y este vídeo para que las familias que no pudieron asistir, vean un poquito a sus niños/as.
Esta es la presentación que proyectamos
Al terminar, como lo hicieron genial... todos los niños y niñas recibieron un delfín de gominola...
sin gluten... ahora, eso sí... se lo llevaron para casa...
Ya lo comerían con sus familias, si es que podían hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario