Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

viernes, 29 de abril de 2016

JUEVES 28 DE ABRIL

El día para los chicos y chicas de 5 años ha sido intenso, a pesar de no haber visto esos coches maravillosos, deportivos fantásticos que han hecho las delicias de los mayores.
Nosotros hemos tenido nuestro cuenta-cuentos de la mano de Fernándula y Lulo... unos geniales artistas que ya vinieron antes de las vacaciones de Navidad.
Hemos disfrutado mucho con ellos. Y con su magia en los cuentos.

Completamos la mañana viendo algunos habitantes del mar que nos llevaron los niños y niñas de 2º de primaria... y ensayando, como no.


Ya llega nuestra asamblea

No hay comentarios:

Publicar un comentario