Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

lunes, 13 de abril de 2015

GUSANOS DE SEDA

Los gusanitos de seda que tuvimos el curso pasado han vuelto con nosotros... Bueno, ellos no... 
porque ellos siguieron su proceso natural y se convirtieron en mariposas, y pusieron sus huevos...
El caso es que justo antes de irnos de vacaciones Pedro, el conserje, me llevó a clase la caja con un montón de gusanos que habían nacido.
En ese momento no podía ni pensar en darles de comer, por eso... llevé moreras el pasado jueves... y cuál no sería nuestra sorpresa que los gusanitos estaban vivos... y se pusieron a comer con ansia...
Buenos... pues a cuidar gusanos de seda otra vez.
Los niños y niñas de la clase están felices. Y ya sabéis papis y mamis, si queréis gusanos... traed una cajita de cartón... y hojas de moreras para los que quedan.


4 comentarios:

  1. Hola. se nota que los peques disfrutan asumiendo responsabilidades y dando de comer a los gusanos...seguimos en cobntacto

    ResponderEliminar
  2. Y si a mí se me olvidara... a ellos no.

    ResponderEliminar
  3. En casa Alejandra es la que se encarga de darles de comer, y si a ella se le olvida papi, a mi me dan un poco de repelús

    ResponderEliminar