Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

jueves, 23 de abril de 2015

ASAMBLEA DE EDUCACIÓN FÍSICA

El miércoles estábamos invitados a la Asamblea de Educación Física de Tercer Ciclo.
Nos hacía mucha ilusión porque en 5º está Lucía, la hermana de Rodrigo. Y encima nos tocó el grupo de 5º de EP.
 Contra todo pronóstico, salió un día muy bueno.
Fuimos después del recreo al patio de los mayores y nos sentamos en las pistas. Y allí pudimos ver las diferentes pruebas que tenían que afrontar los niños y niñas mayores.
Tiraban un dado en el que estaban representados los Continentes, y dependiendo lo que les saliera, cogían unas tarjetas de unos sobres con los diferentes nombres. Y ahí les venían dadas unas pruebas de juegos, deportes o bailes.
Nos gustó mucho "El baile de las ratas" (o algo así) de Francia.
Al equipo que superaba la prueba le daban un sello del continente. El que más sellos tuviera, ganaba.
A Daniel Elviro le tocó entregar uno de estos sellos. Y bien contento que se puso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario