Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Y LLEGÓ EL GRAN DÍA

Y después de tantos ensayos, de tantos nervios, de tantos líos... llegó el gran día. Todos y todas guapísimos.
Con esos trajes tan vistosos... los canguros, las banderas, los renos, los turistas..., todos tan guapos y tan guapas...
Y de repente... la música que no va... y más nervios y risas entre bambalinas.
Pero al final, todo salió bien y cantamos como nunca... Que artistas somos.
Con todos ustedes, los niños y niñas de infantil 4 años, les
cantarán un villancico australiano, para ir anticipándose al proyecto documental sobre Los Continentes, y en concreto, sobre Oceanía



Y aquí tenéis la grabación



Y otra más, en este caso, grabación completa, y desde otro punto de vista.
Gracias a Jorge y Fiona, los papás de Liam, que me la han proporcionado.

3 comentarios:

  1. Lo hicieron genial!! Enhorabuena, chicos!!

    ResponderEliminar
  2. Si lo hicieron muy bien

    ResponderEliminar
  3. Si lo hicieron muy bien

    ResponderEliminar