Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 16 de diciembre de 2014

LA CARTA A LOS REYES MAGOS

Hemos escrito la carta a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Como aún no sabemos escribir muy bien hemos copiado algunas palabras, hemos coloreado los dibujos...
Y hemos recortado algunos juguetes de las revistas que nos trajo Concha (no más de tres, que tenemos que compartir con todos los niños y niñas del mundo).
También hemos preparado un sobre y hemos metido cada carta en uno de ellos. El sobre estaba muy bien decorado y con muchas estrellas.
Al día siguiente hemos echado nuestras cartas al buzón de correos. Aún somos demasiado pequeños para ir a la oficina de correos, pero todo se andará... ¿Quién sabe si podremos ir el próximo curso? 
Por eso es muy importante que aprendamos a escribir pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario