Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

domingo, 19 de marzo de 2017

LOS NIÑOS Y NIÑAS DE 2º DE PRIMARIA-A VUELVEN A SER NUESTROS MAESTROS Y MAESTRAS

Nuevamente contamos con la estupenda ayuda de nuestros compañeros y compañeras de 2º A. 
 
Fueron a vernos el viernes 17 de marzo para explicarnos cómo hacían los egipcios los números. Era fácil, con poner unos palotes por número era suficiente. El número 10 era como un arco. Parecía que estábamos poniendo palillos.
Lo practicamos en las cajas de arena de Concha, y en otras que les había dado Conchi.
 
Muchas gracias por habernos enseñado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario