Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 30 de junio de 2015

FIN DE CURSO: ENTREGA DE DIPLOMAS

Chicos y chicas de 4 años B, el curso ha sido largo y muy duro, pero ahora nos damos cuenta de todo lo que hemos aprendido.
Recargad las pilas y venid con muchas ganas en septiembre.
Muchas gracias a Marta por pasar este día tan entrañable con nosotros.

Nos vemos.¡¡FELIZ VERANO!!

1 comentario:

  1. Hola. feliz verano. Ahora a descansar y regresar con nueva energía en septiembre. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar