Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

miércoles, 4 de marzo de 2015

YO HAGO, TÚ HACES

Un nuevo mes y una nueva causa... dentro de la campaña para el Fomento de la Lectura, hemos visto una nueva manera de interesar a nuestros chicos y chicas para qué lean o escriban con "Yo hago, tú haces", o si lo preferimos "I do, you do".
La propuesta es que en clase preguntamos: "¿Qué te gustaría que te hiciera un compañero o compañera?" En infantil les hemos dado las opciones de beso, caricia, abrazo, masaje (en la espalda) y halago, y entre esas cinco tenían que elegir.
Lo hemos hecho en clase y el lunes nos juntamos los niños y niñas de 4 años en la clase de Concha para comenzar...
Primero introdujimos todos los papeles en una caja. Marta la agitó muy bien... y comenzamos...
A todos y todas nos gustó mucho.





El segundo día hicimos esta actividad en la clase de Puri. Esta vez ya sólo teníamos que sacar las papeletas.
Empezó Erik, de la clase de 4 años B, que era el último niño en salir el día anterior... y volvimos a repartirnos masajes, besos, caricias, abrazos y halagos para gusto y alegría de todos.





Y terminamos el miércoles, de nuevo en clase de Concha... sintiéndonos muy contentos por haber compartido un ratito juntos y habernos hecho sentir unos a otros un poquito más felices.

1 comentario:

  1. Qué bonito es verlos abrazarse y darse besitos,una causa muy bonita la de yo hago tú haces

    ResponderEliminar