Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

domingo, 29 de marzo de 2015

SEGUIMOS TRABAJANDO EN EL PROYECTO

La última semana antes de irnos de vacaciones fue muy intensa... trabajamos diferentes aspectos del proyecto. Todo lo relativo al arte aborigen fue para nosotros parte fundamental.
Decoramos los boomerangs se iban a poner en la exposición de la Asamblea...
Terminamos nuestros dibujos aborígenes de colores intensos...
Mezclamos colores (rojo y amarillo para hacer naranja, azul y amarillo para hacer verde, rojo y azul para hacer morado, rojo y blanco para hacer rosa, rojo, amarillo y azul para hacer marrón...), Investigamos diferentes texturas... y así pudimos dar forma a nuestras máscaras aborígenes...
Quedaron preciosas.


1 comentario: