Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

domingo, 2 de noviembre de 2014

TALLERES DE HALLOWEEN

Después del recreo tuvimos talleres… TERRORÍFICAMENTE DIVERTIDOS…
Los niños y niñas de 4 años empezaron en el taller de Witches Brews (Brebajes de las brujas) y escucharon el conjuro tenebroso… para después probar un líquido con el color de la sangre… que estaba muy rico y sabía a refresco de fresa

Luego pasaron al taller de Halloween Dance… y bailaron, bailaron, bailaron… pero la canción que más les gusta y que mejor bailaron fue la de Skeleton Dance…
Por último vimos películas del Pato Donald y Mickey Mouse… muy divertidas, con brujas y fantasmas, en español y en inglés.


Nos fuimos a casita con la araña de chupa-chups que habíamos hecho los días antes en clase.


No hay comentarios:

Publicar un comentario