Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 22 de noviembre de 2014

SALIDA AL PARQUE DEL OTOÑO

Por fin pudimos ir al parque. El jueves anterior, que estaba previsto, fue un día lluvioso y desapacible, y aunque en el ratito justo de la salida no llovía, preferimos dejarlo, ya que estaría todo mojado y no podríamos disfrutar.
Y ayer fue el gran día... ¡Qué bien trabajaron todos los niños esa mañana! Querían hacerlo todo muy bien para ir al parque.
Además era una bonita manera de conmemorar el día de los Derechos de los Niños y las Niñas.
Como el parque está tan cerca del colegio, llegamos enseguida y cantamos la canción de "Las hojas del árbol", que sabemos tan bien.
Luego recogimos muchísimas hojas secas... Ya veremos lo que hacemos con ellas...
También las tiramos por lo alto, haciendo una lluvia de hojas... y volvimos a cantar la canción.
Y terminamos disfrutando de los columpios... ¡Qué nos encantan!

No hay comentarios:

Publicar un comentario