Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

miércoles, 26 de noviembre de 2014

SEGUIMOS CON EL FESTIVAL DE NAVIDAD

Aquí tenéis la letra del villancico, y también la distribución de los niños en los diferentes grupos.

Además os adjunto un modelo de máscara de canguro, por si os viene bien.

A los canguros sería conveniente hacerle una cola, os pongo también un enlace a un blog por si os viene bien la idea.

Y otro blog más, por si alguna cosa os gusta


No hay comentarios:

Publicar un comentario