Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 18 de noviembre de 2014

LAS CASAS

Estamos trabajando los tipos de casas, las habitaciones, los objetos de una casa.
Aquí podéis practicar, pinchando en las imágenes.





3 comentarios:

  1. Esto era lo que buscaba ayer Alejandra en el blog

    ResponderEliminar
  2. Lo siento, estaba subido pero sin publicar. Lo publiqué esta mañana

    ResponderEliminar
  3. No pasa nada, eso sí, ella estaba empeñadísima en que lo habías puesto en el blog porque se lo habías dicho en clase, así que casi nos vuelve locos hasta que se convenció de que todavía no estaba, cuando vuelva hoy a casa se lo enseño

    ResponderEliminar