Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

miércoles, 26 de noviembre de 2014

PARA PODER IR ENSAYANDO

En primicia para todos vosotros, el villancico australiano, en versión española, que cantarán los niños y niñas de cuatro años de nuestro colegio.
Ya os pondremos la letra.
Ahora sólo quiero agradecer la valiosísima ayuda de Mónica Bravo, por la letra en castellano, a Mª Ángeles Panadero por sus aportaciones con la guitarra, de nuevo a Mónica y Mª Ángeles y a Leandro Dávila (padre y madres de niño y niñas de la clase de 4 años B), por haber cantado tan bien la canción y sobre todo a JOSÉ CARLOS MARTÍN IGLESIAS (que sin ser padre de ningún alumn@ de cuatro años), porque ha hecho posible que ahora tengamos aquí este vídeo.

También a nuestra querida Ainslie que nos buscó el villancico de su lejano país, y a Mª Luz González y a Ester Soleto (profes del cole) que contribuyeron a la traducción.

Y ahora, a disfrutar a tope con los preparativos... que saldrá estupendo.

GRACIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario