Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

jueves, 8 de junio de 2017

MUCHO MÁS QUE ABEJAS

En los primeros días de junio todavía seguíamos recopilando información y juegos sobre las abejas.
César nos trajo una foto con una abeja gigante... y también una flor.
Daniela un trocito de panal que huele genial, a miel y a cera, y un bonito juego de dominó de abejas.
Alejandra nos regaló una cajita para montar en casa y unos pins muy bonitos con nuestra inicial y la forma de las abejas.
Lucas una máquina de sumar que contaba abejas. Aplicable a cualquier otra actividad en el futuro.
Lucía nos llevó otra bonita abeja de peluche

Y Diego Niso un libro sobre abejas.
¡Muchas gracias familias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario