Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

miércoles, 14 de junio de 2017

MÁS RECETAS CON MIEL

Para seguir practicando la forma de las recetas, hemos hecho otra receta con miel.
En principio íbamos a hacer palomitas con miel, pero gracias a que algunas mamás nos advirtieron de la peligrosidad de aspirar las palomitas, hicimos bolitas de queso de untar, galletas y miel... Una mezcla explosiva y muy muy dulce.

Para que probaran otras cosas, les dimos queso fresco con miel... y les dijimos aquello de "miel y queso sabe a beso"... pero no fue algo que les convenciera a todos, jejeje.
Al final, por falta de tiempo, no pudimos probar el queso fresco con tomate y aceite. Será para otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario