Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

jueves, 5 de enero de 2017

YA VIENEN LOS REYES MAGOS

Además de Santa Claus... nos encanta pensar en los Reyes Magos. Esos personajes tan chulos, con sus barbas, y sus camellos... que veían las estrellas y que venían cargados de regalos.

Primero escribimos las cartas. 
Luego las echamos al buzón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario