Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 14 de febrero de 2015

Y LLEGÓ EL CARNAVAL

Nos lo pasamos genial..., vinimos disfrazados con nuestros trajes de boomers, de exploradores, de banderas, de canguros marrones... y nos fotografiamos con nuestra amiga Lady Book, alias La Patarrona, de la que nos despedimos hasta el años próximo.
Los papás y mamás de la AMPA, disfrazados para el Carnaval, nos trajeron chocolate con churros... y algunos hasta repetimos... uhmmm estaba delicioso.
Y por último disfrutamos del desfile de Carnaval en las pistas de los mayores, sobre nuestro particular mapa del mundo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario