Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

jueves, 12 de febrero de 2015

LA CADENA DE LOS DESEOS

Hemos pedido a las familias que nos traigan sus buenos deseos en una cadena que diera la vuelta al colegio. Todo esto dentro del proyecto de la Biblioteca Escolar, "Nueve meses, nueve causas, nueve motivos para leer".
 Los niños y niñas de la mesa amarilla, en el momento de colocar sus eslabones
Para contribuir a que esto fuera así, y para que ningún niño o niña del colegio se quedara sin poner su deseo, desde las clases hemos querido contribuir con nuestro granito de arena. 
Y aquí están los de la mesa verde
Este ha sido el resultado de la clase de 4 años B.
 Mesa roja

 Mesa azul

No hay comentarios:

Publicar un comentario