Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

domingo, 28 de mayo de 2017

NOS VISITA EL APICULTOR

Justo antes de irnos de fin de semana de ferias, tuvimos la visita de Juan Ángel, el papá de nuestro compañero Ángel de la clase de 4 años.
Juan Ángel es el marido de Emma Peters, la profe de inglés de primer ciclo, y mamá de Ángel.
Juan Ángel, ayudado de su hijo Ángel nos explicó el trabajo de un apicultor. Qué es lo que hace, qué herramientas tienen, cuál es su traje, y qué es lo que se recolecta en la colmena.
La"abejita Emma" también nos ayudó, explicándonos muchas cosas en una presentación en la pizarra digital de la biblioteca.
Pero lo que más les gustó a los niños fue ver las abejas "en vivo" y cuando Juan Ángel puso en funcionamiento el ahumador... Eso de utilizar la caca de burro... se les había quedado grabado eh?

No hay comentarios:

Publicar un comentario