Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

sábado, 12 de noviembre de 2016

QUÉ BIEN LO PASAMOS EN HALLOWEEN

Para este grupo de niños y niñas era la primera celebración de Halloween en el colegio...
Y se lo pasaron genial. Durante toda la semana hemos ido orientándonos en la clase, para llegar la tarde del jueves y venir disfrazados con sus familias, para merendar en el colegio.
El viernes fue la celebración grande... Y ahí estuvo genial... Todos súper guapos con sus disfraces... a cual más originales...
Hubo también concurso de calabazas... Y de nuestra clase salió el primer premio, que fue para la calabaza que presentó María, la mamá de Paula. También tuvimos dos terceros premios compartidos... para la calabaza preparada por Gema la mamá de Hugo y por Carlos y Carolina los papás de Carlos.
Rebuscar en una caja sorpresa llena de tripas... y que salieran arañas daba un poquito de asco... y un poquito de risa.


La merienda terrorífica resultó muy apetitosa...
Y el bizcocho monstruoso con el que nos obsequió Hugo (o su mamá) estaba delicioso. No quedaron ni las migas.
Y hasta hicimos magia..."Abracadabra..."
Y los bailes de Halloween nos sirvieron para ver todos los pasos que habíamos aprendido...
¡Ya le hemos perdido el miedo a Halloween!

No hay comentarios:

Publicar un comentario