Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 22 de noviembre de 2016

NUESTRO PROYECTO: ASÍ SOMOS. VAMOS AL CENTRO DE SALUD

Hemos visitado el centro de salud y hemos visto la sala de lactancia. Llevábamos muchos días intentando ir, pero no acabábamos de contactar con los responsables. Por fin, este martes hemos ido los niños y niñas de tres años B. La semana próxima lo harán los de tres años A.
Nos recibieron María José y Ángel, la matrona y el matrón del centro. Fuimos a la sala de lactancia y allí les contamos lo que habíamos aprendido estas semanas. Se quedaron muy sorprendidos de todo lo que sabíamos.
Luego nos enseñaron unos muñecos de una mamá embarazada y pudimos ver cómo era dentro de los bebés.
La mamá de Paula llevó a su hermanito, y aunque es mayor que la hermanita de Nicolás, también toma la leche de la tetita de su mamá.
Los niños y las niñas preguntaron que pasa si el bebé sale antes de tiempo, y que dónde estaba el ombligo en el feto del muñeco que tenían allí, los matronos nos contestaron a todas las dudas.
Después de montar en unas gigantes pelotas de goma vimos un vídeo muy chulo y nos volvimos para el colegio.
Gracias a Cristina, la mamá de Tania por hacernos unas fotos preciosas, y además montarlas en este bonito video.

1 comentario:

  1. Seguro que esta experiencia no la olvidan y este proyecto tampoco.
    Bonitas fotos!!!

    ResponderEliminar