Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

martes, 17 de mayo de 2016

TORTILLA DE HABAS

Los encargados del huerto (voluntarios de primaria) han recolectado habas... sin haberlas sembrado...
Alumnos y alumnas encargados del huerto nos presentan las tortillas
pero son muchos años sembrándolas, y alguna semilla se ha acordado de prosperar... y como no... se han hecho, durante la hora del recreo, unas riquísimas tortillas de habas.
En nuestra clase las hemos podido degustar, y la probaron todos excepto Liam, por su intolerancia al huevo.
Lástima que fuera sólo un trocito pequeño para probar... pues estaba buenísima. Lástima de no tener tiempo, pues Fabiola nos ha ofrecido hacer tortilla de habas para nosotros

No hay comentarios:

Publicar un comentario