Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

lunes, 16 de mayo de 2016

LOS PÁJAROS VIVEN EN...

Todo comenzó con un nido que llevó Rodrigo para que lo vieran sus compañeros.
Otro día Iván encontró una pluma en el patio. Otros niños llevaron más plumas... y Abril nos llevó un libro del Festival de las Aves... Concha aportó dos huevos de codorniz para completar el conjunto...
Y estábamos en plena disposición para un proyecto sobre aves... lástima de las fichas, fichas y más fichas que hay que hacer cada día para terminar...
El próximo curso... PROYECTOS. Y disfrutaremos ellos y yo... APRENDIENDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario