Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

domingo, 17 de mayo de 2015

MARTA TERMINÓ

Y Marta terminó sus prácticas... y nos ha dejado... De nuevo tendremos que acostumbrarnos a estar sin ella...
Les explica a los niños y niñas lo que lleva en la bolsa
Aunque siempre la llevaremos con nosotros, muy cerca de nuestro corazón. Hemos tenido mucha suerte de conocerte.
La miran expectantes y lo abren con cuidado
Y como siempre, este último día tuvo un sabor agridulce... pues nos trajo unos regalitos preciosos... unos cuadernos de scrap, personalizados, preciosos.

¿Lo abrirá?
Y nosotros le dimos a ella un imán para su nevera, con los post it, como el que habíamos hecho para nuestras familias, y una fotografía de todos con nuestros libros favoritos, dedicada, firmada y decorada por todos nosotros.
¡Te esperamos cuando quieras!, o ¡cuando puedas!

1 comentario:

  1. Suerte Marta, Alejandra ha estado encantada contigo, gracias por todo.

    ResponderEliminar