Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

domingo, 10 de mayo de 2015

INVESTIGANDO SOBRE LAS PLANTAS

En la clase de Alternativa a la religión estamos trabajando sobre el medio ambiente y  hemos investigado qué sucede al plantar semillas.

En unos botes de yogur hemos plantado sobre algodón lentejas, garbanzos y alubias.
En uno echamos agua y lo escondimos en un sitio oscuro.
En otros los pusimos a la luz, pero sin agua.
En el tercer caso las semillas tuvieron agua y luz.
Al cabo de una semana, las plantitas que estaban en un sitio oscuro crecieron un poquito pero sin casi color verde.
Las que no tenían agua estaban igual. No se había producido nada.
Las que estaban con agua y luz crecieron muy bien.
Llegamos a la conclusión de que las plantas necesitan de las dos cosas, agua y luz para crecer.
Pero como todos queríamos ver crecer nuestras plantas, después del experimento hemos dejado todas ellas con luz y agua... aunque el crecimiento ha sido diferente... Las llevaremos a casa en varios días

No hay comentarios:

Publicar un comentario