Educar es lo mismo que poner un motor a una barca, hay que medir, pensar, equilibrar, y poner todo en marcha. Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma un poco de marino, un poco de pirata, un poco de poeta, y un kilo y medio de paciencia concentrada. Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja, que esa barca, ese niño, esa niña, irá muy lejos por el agua. Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras hacia puertos distantes, hacia islas lejanas. Gabriel Celaya

viernes, 15 de mayo de 2015

FELIZ DÍA DE LA FAMILIA

Hemos estado muy ocupados estos últimos días, preparando el regalo para las familias.
 La pintura aborigen nos ha inspirado una vez más... Hemos vuelto a utilizar sus símbolos que tanto nos gustaron...
Utilizando la técnica de pintura al agua poco a poco hemos ido dando color y calor a nuestros trabajos.
Nos ha costado un poquito, pero al final ha quedado precioso. Y estamos orgullosos de nuestro trabajo.
Por eso queremos compartirlo con vosotros desde aquí.

1 comentario:

  1. CARMEN: Precioso el regalo de las familias y precioso
    también el regalo de Marta. Muchas gracias a las dos profes. Besos.

    ResponderEliminar